Balance 2018. El año en que soñamos con lo imposible.

faviconCK
lo imposible

¡Feliz año compañeras!

Empezamos enero, proponiéndonos escribir cada mes un articulo cada una, de tipo más personal donde mostrar de una manera cercana y honesta nuestra vida como knowmadas.

Para empezar ¡marchando un balance de año! Nos hemos sentado frente al ordenador y no nos hemos levantado hasta soltarlo todo.

2018 ha sido un año que merecía más que nunca parar a celebrar y reflexionar. Ha sido muy intenso, como un viaje repleto de desafíos, decisiones, rincones increíbles y carreteras con curvas.

Pero, sobretodo, 2018 ha sido el año en que nos atrevimos a soñar con lo imposible.

¿Lo conseguimos?

Pues lo contamos todo aquí abajo. ¡Vamos a por ello!

balance esther

Todo lo bueno que trajo el año

¿Quién era yo en 2018? Una versión bastante interesante de mi abriéndose al momento ideal para retomar la seguridad y confianza en mi misma perdida en los años anteriores.

¿Quien soy yo? Hace un par de años me encontré con un video en YouTube en el que Herman el papá de la familia Zapp se hacía esta pregunta, a mi hacía tiempo que me rondaba esa sensación de incógnita interna, pero no lo había traído a una pregunta tan clara…

Y entonces empecé a preguntarme ¿Quien soy yo? Hoy todavía no tengo la respuesta completa a esa pregunta y siento que quizás nunca la complete.

En realidad perdería la gracia mucho de lo que me queda por vivir si supiera la respuesta exacta a esa dichosa, por feliz no por molesta, pregunta.

Pero estos últimos 2 años han aportado mucha claridad a esa incógnita, y hoy vengo para hablarte brevemente de quién era yo en enero de 2018 y quién soy yo hoy en enero de 2019.

En enero de 2018 estaba recién aterrizada después de vivir más de un año en una autocaravana viajando con mi familia por España, Marruecos y Francia.

¡Qué grande fue ese 2017, y que duro a la vez!  pero aterrizar, tomar tierra no fue más fácil la verdad…

Al menos he de reconocer que el 2018 empezó con buenas vibraciones, unos días antes de nochevieja, Antonio G me llamaba para pedirme que entrase a formar parte de su equipo de tutoras y eso encendió la mecha de lo que estaba por venir.

Como ves directamente me voy sin ni siquiera pensarlo a contarte la parte profesional de mi 2018, y es que si algo diferencia a este año es esto,

2018 es el año en el que de verdad y al fin me convertí en una auténtica profesional liberada de empresas nutres y jefes insoportables.

Arranqué el año siendo tutora en Inteligencia Viajera y con 3 clientes en mi trabajo como Asistente Virtual.

Ya llevaba un tiempo en la Escuela Equipo Knowmada aprendiendo de la mejor, Mamen Pérez, siguiendo los consejos de Sergio Fernández, observando y modelando (jejejeje…) y poco a poco todo comenzó a encajar, solo, sin forzarlo, ese puzzle empezó a tomar forma y color, la cercanía y el cariño, la transparencia y la facilidad de soñar vía WhatsApp con nuevos proyectos que crear de la mano de Mamen empezó a materializarse.

En mayo lo hicimos oficial, fueron meses intensos, mucho trabajo, muchas horas, poco descanso, y todo alimentado por esa sensación que te invade cuando te enamoras.

De repente no podía vivir sin comunicarme con Mamen y a la inversa, éramos una sola mente emprendedora soñando ¿imposibles?, una sola mano ejecutora creando ¿castillos en el aire?

En resumen, los meses de trabajo más intensos y potentes de toda mi vida y también muy muy muy disfrutones, solo puedo decir que deseo con todo mi cuerpo, mente y espíritu que ese frenesí de creatividad y trabajo en equipo se mantenga para siempre.

La experiencia ha sido increíble, ahora entramos ya en una fase de más calma, como en los enamoramientos igual.

Pronto llegará la rutina del matrimonio, pero a estas alturas las dos sabemos como prender la llama que ha permitido que en 7 meses triplicásemos las plazas de la Escuela, creáramos una nueva marca y desarrollásemos el mejor programa formativo de habla hispana para Asistentes Virtuales.

Jamás ni en mis mejores sueños imaginé formar parte de un equipo de trabajo tan potente y genuino.

Como dice Mamen, en 2018 hemos roto el techo, ese que yo sabía que no era de cristal, que era de hormigón, ese lo hemos reventado y ahora disfrutamos de un inmenso cielo lleno de estrellas que alcanzar durante los años que vienen.

Aprendizajes y aspectos a mejorar

Peeeeero no todo puede ser tan fantástico, porque si algo siento que he perdido es tiempo familiar, mucho tiempo familiar.

Aunque yo que siempre he sido ultra defensora del tiempo en cantidad y que me reía de la patraña del tiempo de calidad….. he caído en mi propia trampa, ya que la satisfacción profesional y la estabilidad económica que he sentido me ha permitido experimentar una paz personal que se ha trasladado a mi vida familiar.

Hemos pasado menos tiempo juntas, pero (aunque me jode reconocerlo) ha sido de más calidad.

Así es la vida una de cal y otra de arena que le vamos a hacer.

A rasgos generales puedo decir que ha sido un gran año, a muchos niveles ha sido el año, y que incluso me ha dado tristeza y hasta miedo ver terminar 2018 y no ser capaz de repetir otro año tan espectacular como este, pero ya sabéis que esto es lo que mi tirana quiere hacerme creer.

En realidad esto es solo el inicio de una década brutal en 2018 me he transformado en una cuarentona, pero cuidado porque los 40 van a ser a-p-o-t-e-o-s-i-c-o-s.

El aprendizaje que extraigo del 2018 es > YO PUEDO CON TODO!

El objetivo para 2019 es > BUSCAR EL EQUILIBRIO Y SEGUIR DISFRUTANDO CADA MINUTO DE MI VIDA! (Y VIAJAR MUCHO CON MIS 3 SOLES).

¿Quien soy yo en 2019? Siempre una mejor versión de mi misma, una Esther que ha aprendido a disfrutar del trabajo, algo impensable en mi vida anterior, pero por supuesto soy alguien que aún tiene mucho que aprender 😉

balance mamen

Todo lo bueno que trajo el año

¿Quién era yo en 2018? Una buscadora viajando por el vasto universo de lo digital que tras cuatro años, comenzaba a obtener algunas respuestas.

Era de nuevo yo y toda mi ilusión y ganas y ese deseo profundo de crear y conectar con un grupo aún reducido de alumnas. Éramos nosotras, comenzando una aventura a medio camino entre lo profesional y lo personal.

¿Quién soy hoy? Alguien muy sorprendida porque en la Nochevieja del año pasado, no pedí nada de lo que llegó. 2018 fue el año en que conseguí logros tan importantes como inesperados para mi que hoy quiero compartir contigo. Los he dividido en diferentes momentos o hitos.

Conseguir lo inalcanzable. La Escuela crece pero el mayor crecimiento es el humano

Este 2018 lo que empezó siendo una manera de recopilar para compartir con otras, todo lo aprendido trabajando como Asistente Virtual para compañeros como Antonio G, Álvaro López o Lucía Terol se convirtió en una Escuela de Asistencia Virtual y autoconocimiento con más de 180 alumnas.

Detrás de estas cifras hay una fuerte ruptura propia de creencias limitantes sobre el dinero pero, sobre todo, hay una comunidad de una calidad humana extraordinaria.

Hay whatsapp con alumnas que alimentan el alma, encuentros físicos que aportan mucha paz, abrazos de los que envuelven y desafíos conseguidos única y exclusivamente por la fuerza del equipo.

Y cuando digo equipo quiero decir comunidad; lectoras, alumnas, compañeras,  amigas.

Haber logrado en menos de 3 meses superar las cifras de ventas de todo un año es el fruto de mucho trabajo y de un equipo increíble pero también de soñar por primera vez en grande.

Si. Todo lo que creía que era soñar en grande se quedó pequeño cuando me di cuenta del tiempo que llevaba sin sentirme realmente segura y capaz.

Y por primera vez en la vida, decidimos hacer lo contrario.

Primero lo creímos y luego lo creamos, planificando al detalle todo lo que ocurriría cuando sucediera, sin plantearnos que podría no pasar.

Finalmente pasó. Es inexplicable la sensación de ver cómo se materializa un objetivo tal y como lo diseñaste. Pero nada de esto hubiera sido posible sin Esther Mayor.

Una socia con la que compartir todo. Los polos opuestos se atraen.

Pero si hay algo que no se me hubiera pasado jamás por la cabeza, era el hecho de buscar una socia. Dentro del mundo knowmada conocía ejemplos de colaboración de muchos tipos pero sólo uno o dos casos de socios.

Sin embargo, nuestro flechazo fue instantáneo y en menos de unas semanas estábamos trabajando juntas y, al poco tiempo, al 50%. ¿Por qué este paso fue mucho más fácil de lo que se supone es trabajar en compañía cuando vienes de hacerlo todo tú sola?

El secreto está en algo muy sencillo: Esther y yo somos muy distintas en muchas cosas pero estamos unidas por un lazo irrompible, fuerte y resistente.Ese lazo invisible que nos ha llevado hasta aquí es nuestra filosofía de vida.

Las dos queremos lo mismo: sentirnos merecedoras de la abundancia que en el pasado nos hemos negado mientras caminamos de la mano de otras mujeres que buscan lo mismo.

Somos seres libres, diseñando sin censuras todo lo que se nos pasa por la mente.

Las dos tenemos una “tirana” interna pero juntas la hacemos más débil. Las dos necesitábamos la confianza que nos dio la otra y recibir con honestidad otros puntos de vista.

Además de ello, curiosamente o “causalmente” en cuanto a tareas, a mi me encanta lo que a Esther no le gusta tanto y viceversa.

Así, mimamos nuestros talentos y disfrutamos haciendo aquello para lo que más estamos preparadas, sabiendo que al otro lado hay alguien que se ocupa de otra parte.

Tras este tiempo juntas, hemos renunciado a ser esas mujeres todoterreno que saben y hacen de todo y nos hemos rendido a la evidencia de que podemos permitirnos explotar lo que mejor se nos da y confiar en las demás para otras cosas.

Y aquí entra en juego, uno de los hitos más extraordinarios de este 2018…

El poder del equipo. Por mi y por todas mis compañeras.

Esto si que fue realmente increíble. De empezar el año sola a asociarme con Esther y, después, a tener un equipo de 8/10 personas trabajando en Colaboración Knowmada. ¿Pero cómo se come esto?

Esther y yo diseñamos juntas un Programa de Becas, una especie de trueque que permitió a algunas alumnas acceder a la Escuela a cambio de echarnos una mano con las tareas.

Lo que sucedió después fue pura magia: conexión, compromiso, entrega, emociones, miedos compartidos, honestidad, transparencia, lanzamientos, momentos de estrés y retos, grandísimos retos conseguidos juntas, muy poco tiempo antes inimaginables.

Colaboración Knowmada no sería lo que es sin el equipo. Hubiera sido imposible sin ellas porque la ilusión de la llama prendió en todas y no la apagó absolutamente nada pese a que nada fue fácil.

Diseñar un equipo feliz y poder mantener a gran parte del mismo pasado el Programa de Becas ha sido otro de los grandes regalos de este año.

Aprendizajes y aspectos a mejorar

¿Qué es la abundancia económica sin autocuidado?

No voy a decir que nada. Que el dinero no sea un problema es lo que todas perseguimos. Tener un negocio rentable nos ha costado a la mayoría: tiempo, constancia, trabajo, incertidumbre y desafíos.

Es tranquilidad. Y eso ya es mucho. Es poder permitirte seguir invirtiendo en tu negocio. Es poder escoger ese libro que tanto te gusta. Ir al supermercado y disfrutar de productos ricos y de calidad y volver a casa y prepararte un plato slow.

Y si. Es muchas otras cosas: viajes para desvirtualizar, acudir a eventos que te llenan de energía, hacer esa escapada con familia o amigos.

Es mudarte, es escoger una casa con vistas, es invertir en el trabajo de compañeras a las que admiras.

Pero… ¿qué pasa si tienes dinero pero no tienes tiempo?

Tengo que confesar que el día que por fin llegamos al objetivo, no me sentí exultante de alegría.

Estaba cansada, agotada, hiperestimulada y además me sentía culpable por haber logrado algo tan grande y ponerme a hablar de autocuidado.

Como viene siendo habitual opté por compartirlo con mi equipo y en esa conversación obtuve muchas respuestas.

La realidad es que hay cada vez más negocios rentables knowmadas pero, ¿cuántos hay que han logrado un equilibrio?

En aquel momento tuve claro que era lo que yo quería, lo que había querido desde el principio en que estrené mi blog sobre vida slow.

Quiero tener un negocio rentable y además quiero cuidarme, honrar mi cuerpo, mi mente y mi alma. Quiero tener tiempo para otros pero también para mi.

Y quiero que mi socia y mi equipo también lo haga. Enseguida vino a mi mente una frase que me he repetido demasiado tiempo, ¿de verdad crees que lo vas a conseguir esta vez?

Entonces pasó por mi cabeza lo que acababa de suceder. Nos habíamos puesto un reto de ventas muy complicado y lo habíamos conseguido en tiempo récord.

¿Por qué no convertir Autocuidado en mi palabra de 2019 y pasar todo el año trabajando en esta idea, llevándola de paso a la escuela?

¿Por donde he empezado?

  • Voy a explorarme a través de la escritura terapéutica con la encantadora propuesta de “Mi Diario” de OyeDeb, algo que llevaba mucho tiempo queriendo hacer.
  • Voy a seguir explorando mi personalidad PAS formándome con David Alcaraz.
  • Voy a convertirme en alumna de mi propia escuela acudiendo semanalmente a las clases de nuestras tutoras de Autocuidado.
  • Voy a someter a mi casa a una buena revisión minimalista como en los viejos tiempos debido a que nos mudamos a otra, siendo este otro de los hitos que más ilusión me hace a nivel personal.
  • Voy a cuidarme y a conocerme más, teniendo en casa a esos maestros de mindfulness que son los perros ya que después de mucho tiempo soñando, Papa Noél trajo a casa a “Salmorejo”, un perrito que nos tiene enamorados y que me está haciendo aprender muchísimo.

De momento, nada más y nada menos que esto.

Seguiremos compartiendo con toda la honestidad del mundo este desafiante y maravilloso camino.

Sólo nos queda dar unas enormes gracias por todo lo vivido con todas esas personas que nos han acompañado este año: familia, amigas, compañeras y desconocidas que nos han inspirado y motivado a crecer.

Y ahora cuéntanos, ¿te has sentido identificada con algunas de nuestras reflexiones?, ¿cuál es tu propósito o palabra para 2019?

Nos encantará escucharte 😉

faviconCK

Acerca del autor

Somos Mamen y Esther. Nuestro objetivo es crear equipos felices en la nueva era laboral. En Colaboración Knowmada, te ayudamos a reinventarte como asistente virtual sin olvidarte de ti misma en el camino. Puedes descargar nuestra guía "Cinco claves + cinco acciones para reinventarte como asistente virtual sin perder el equilibrio".

Interacciones del lector

Comentarios

  1. Brillante! Me ha encantado! Un resumen genial de este gran año! Y ya se que os lo he dicho muchas veces, pero siento infinito agradecimiento a ambas por la oportunidad que me habéis brindado. Si algo positivo me llevo de 2018 es sentirme parte de ese equipazo que creasteis.

    Caminar con vosotras es caminar con rumbo y propósito!

    Una experiencia increíble y que me ha permitido encontrar personas maravillosas que espero tener siempre cerca!

  2. Hola chicas!
    Me siento identificada en multitud de cosas con vosotras.
    Con mamá Esther porque al final sacrificamos tiempo en familia, necesariamente. Lo bueno es compensarlo, como dices, ofreciéndoles una versión más equilibrada y empoderada de nosotras mismas. Y el ejemplo que les damos no tiene precio.
    Con Mamen por esa frase de «una buscadora viajando por el vasto universo de lo digital…». Creo que yo lo habría expresado exactamente igual.
    No sé si te acuerdas pero coincidimos en el grupo de Más y mejor, me gustaban mucho tus videos, pero entonces no tenía ni idea de a qué te dedicabas exactamente.
    Mi aprendizaje del 2018: Nadie ahí afuera me dará un valor que no me haya dado primero yo a mi misma.
    Mi reto para el 2019: Reinventarme desde dentro, desde el único lugar posible por lo que he podido comprobar en mi caso.
    No he entrado en esta comunidad por casualidad. Convertirme en asistente virtual es importante pero secundario, mi objetivo real es igual que el vuestro: sentirme más merecedora y más libre de lo que me he permitido hasta ahora. Gracias por hacerlo posible.
    Un besito a las 2

  3. Buenos días chicas,
    He de deciros que he llorado de emoción con vuestro post. Habéis conseguido algo enorme este año, simplemente porque os lo habéis propuesto así y porque habéis creído en vosotras mismas pese a los miedos y a la Tirana interior. Por eso os doy desde aquí la Enhorabuena y un gran abrazo que espero desvirtualizar en la quedada de Nogueruelas. :)))

    Llevo un mes y pico en la escuela y os prometo que hay días que necesito escuchar algunos de vuestros directos o leer alguna publicación porque la energía que me inyectáis es brutal y como dice Esther en el post, desde que entré en la escuela tengo esa sensación de enamoramiento, de ilusión por reinventarme, por empezar a creer que puedo ser capaz de lo que alguna vez pensó mi cabecita inquieta: viajar por el mundo, vivir de escribir,hacer algo de provecho con alguno de mis dos blogs, estudiar música (junto a la escritura mi otra pasión), trabajar en mi y para mí, currar de algo que me hiciera sentir mariposas en el estómago y sobre todo, aprender a lo bestia con una persona o con un equipo donde la sintonía y la compenetración surge natural y es el mayor activo del equipo, el pegamento que los une.

    Me vuelvo a emocionar, y es que vuestra historia, la de ambas, es inspiradora. Me identifico en parte con las dos y gracias de verdad porque nos estáis enseñando mucho más que a ser AV, nos estáis enseñando a mostrar nuestro potencial en un mundo donde destacar o ser diferente está penado socialmente, y aún así, lo mostramos sin miedo a ser juzgadas o catalogadas de piradas. Y si es así, ¡¡Que viva la locura!!

    ¿Mi balance del 2018? Me encuentro en esa etapa de autores cubrimiento en la que no me identifico nada con la vida que llevo actualmente, y aunque he logrado muchos de los objetivos que hace unos años me parecían imposibles, los conseguí. Y es lo que tiene la evolución personal chicas, que ya siento que aquellos objetivos se me han quedado pequeños. Quiero, necesito escalar más y saber que puedo hacerlo.

    Hay una expresión que me encanta para definir a las personas que somos así, que no nos conformamos «con lo que hay», que luchamos sin parar hasta conseguirlo, que no encajamos en lo establecido, y esto es, ser un ESPÍRITU INDOMABLE.

    Soy un espíritu indomable y el vivir acomodada a la sociedad tal y como está, destruye mis posibilidades y mi potencial, y vosotras lo sabéis porque también sois espíritus indomables y lo habéis vivido.

    Por eso mi propósito para 2019 está muy enfocado a meter de lleno la cabecita y formarme en el entorno virtual y que eso me permita dejar mi trabajo offline.

    Pero sobre todo quiero efocarlo al autocuidado, porque es tan cierto lo que dices, Mamen. No puede haber reinvención profesional sin un florecimiento interior, a nivel personal. Por eso, he empezado por:

    -Dejar de fumar, lo dejé en octubre de 2018 y casi tres meses me siento GENiAL.
    -Llevar una alimentación saludable, que por cuestiones de estrés y ansiedad estaba descuidando.
    -Asistir semanalmente a las clases de autocuidado (siempre he querido hacer yoga pero nunca me he decidido, ¿¿Os lo creéis??)
    -Dedicar unas horas a la semana a lo que más me gusta, más me relaja y más me enfoca: Escribir. Y creer que soy capaz para crear el vivir de ello.
    -No parar de formarme como AV, hacer cursos de especialización cuando llegue el momento, etc. No parar de aprender nunca. Mi curiosidad tampoco tiene techo chicas. 🙂
    -Y por supuesto, seguir sacando de mi interior la niña que fui y de la que por un tiempo de adulta, olvidé, y recuperar su entusiasmo, su espontaneidad y su desparpajo.

    Gracias chicas, porque para mí 2018 ha acabado por todo lo alto, cuando realmente empezó sin más. Y aún así, dar las gracias ya se me queda corto para todo lo que se me está revolucionando a nivel interior.

    Espero desvirtualizarnos muy pronto.

    Gema.

  4. Hola mujeres poderosas!!! Precioso, centrado y sencillo el mensaje, gracias por compartirlo. Por mi parte, he decidido dejar mi trabajo el 30 de marzo 2019 y dedicarme de lleno a la asistencia virtual. Ir al trabajo me está costando salud física y emocional y no lo quiero permitir más tiempo. No sé cómo se vayan a presentar las cosas pero mi GPS interno me lleva a ser dueña de mi vida tomando riesgos calculados.

    Agradezco al Universo y a la Escuela CK por su experiencia y guía porque definitivamente sin la adecuada actitud mental, por más deseos que se tengan de lograr objetivos, no se lograrán si no se alimenta el ser.

    ¡Bendiciones y abundancia es lo que declaro para este año y los que han de venir para Mamen, Esther, a todo el equipo de CK y a mis compañeros. Un abrazo.!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *