Hacer sin parar es una forma de pereza.

SÍMBOLO
pereza

Dice Carl Honoré que hacer sin parar es una forma de pereza.

¿Cómo va a ser pereza hacer muchas cosas?, te preguntarás. Yo también tuve esa reacción la primera vez que lo escuché.

Sin embargo, si te detienes a pensarlo, tiene mucho sentido ya que, en una sociedad como la nuestra, es mucho más fácil estar en acción que parar.

Parar te obliga a encontrarte contigo, te muestra una radiografía de ti misma, te conduce a un espejo en el que hacía tiempo no te mirabas.

Si dejaste de ser ese niño o niña que adivinaba la forma de las nubes.

Si ya no tienes tiempo para admirar el maravilloso planeta en el que habitas.

Si no eres consciente de que no solo vives dentro de un pueblo o de una ciudad sino también en un país, un continente, un planeta, o una galaxia…

Si la vida automática te ha hecho perder la perspectiva, si hace tiempo que no paras a mirar, a escuchar de verdad a los que más quieres.

Si no cierras los ojos en mitad de un paisaje para sentir la magia de la vida fluyendo a tu alrededor.

Si vives en una eterna batalla contra el reloj, sintiendo que nunca es suficiente, que cuanto más corres detrás del tiempo menos de él encuentras.

Si por habitar en el futuro, ignoras un presente repleto de cotidianos placeres.

Si has convertido tu emprendimiento o reinvención profesional en una carrera contrareloj.

Si sientes dentro de ti esa ansiedad, esa espera permanente que te mantiene más ligada a un futuro real que a un presente perfectamente imperfecto.

Si ya no hay diversión y sólo obligaciones o, si es tan divertido y apasionante, que absorbe toda tu vida personal.

Si te sucede algo o mucho de todo esto, ha llegado la hora de admitir que necesitas hacer menos y ser más.

Que no es cierto que no tengas tiempo para parar, que la verdad es que es más fácil no hacerlo.

Pero hacerlo, te cambiará la vida.

Porque, volviendo a parafrasear al gurú de la lentitud, «cuando paras, algo en ti se transforma».

Traigamos un pedacito de esta filosofía slow al sector de los negocios digitales. Individualmente podemos hacer mucho más de lo que creemos al respecto.

Se trata, simplemente, de trabajar respetando tu tiempo y ritmos y el de los demás. ¿Lo hacemos?

SÍMBOLO

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *