Sigue la senda de tu propio viaje

SÍMBOLO
La felicidad se encuentra en nuestro propio jardín

«La felicidad necesita del calor del propio hogar. No puede tomarse de jardines ajenos.»

Kate Morton.

Por eso, es un error diseñar algo – en la vida o en el trabajo – que esté hecho a la medida de otros.

Llevo años viendo, como muchas alumnas de la escuela, fruto de compararse con otras compañeras, se sienten bloqueadas y les cuesta avanzar.

Y es que en la era de la colaboración seguimos mirando hacia un lado, seguimos siendo expertas en ver las bondades ajenas y no las propias.

Nos empeñamos en dar por hecho que el ritmo es igual para todas o que quien llega antes, llega mejor pero no siempre es así.

La paciencia y dejar espacio a la introspección a la vez que caminamos, tiene premio. Es incómodo pero da resultado.

Lo veo con mis propios ojos y lo oigo directamente en la voz de las alumnas que me dicen: «he decidido renunciar a este cliente porque no es lo que quiero. Prefiero seguir más tiempo en mi trabajo anterior pero reinventarme, de verdad, a mi manera.»

Y tiempo después – a veces años después – lo consiguen.

Son esas alumnas que buscan hacer las cosas desde su propio hogar, que riegan su jardín con perseverancia, que van más lentas pero más conscientes.

Su proceso no está exento de dudas pero al final de un día de incertidumbre, terminan siempre escuchando su propia voz y eso, marca toda la diferencia.

Por supuesto, también hay alumnas que no tienen un trabajo que dejar, que pasan por una situación económica complicada que les impide ir más lento y limita su capacidad de hacer filtro con los clientes.

Ellas ni siquiera tienen tiempo de compararse, de bloquearse o de tomar decisiones sosegadas. Se ven obligadas a hacer.

Pero también quieren crear su jardín propio y único, reflejo de su verdadera esencia. Para ellas también será posible si en mitad de esa etapa de «obligada acción» aprenden igualmente a tener paciencia y dedican cada día un ratito a viajar dentro.

Se que en ambos casos es difícil, es incómodo, es toda una aventura pero no estás sola. Hay otras viajeras realizando tu trayecto, cada una con sus particularidades.

No lo olvides, en lugar de compararte, avanza en comunidad pero admirando la belleza de tu jardín propio.

Feliz encuentro contigo misma.

SÍMBOLO

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *