Trabajar midiendo tus horas no es slow pero es necesario.

SÍMBOLO
medir

Algunas alumnas de la escuela me dicen: ¿trabajar midiendo tus horas no es poco slow?

La verdad es que soy la primera que pensaba eso, que me sentía agobiada cada vez que el cronometro empezaba a correr.

Pero ¿sabes qué? No te imaginas lo importante que ha sido para mi saber dónde se va el tiempo, lo mucho que he aprendido sobre mi misma, mis hábitos, mi capacidad de concentración…

En nuestra mente la concepción del tiempo es una pero, ¡qué distinto cuándo lo comprobamos desde la realidad!

Medir mis tiempos me ayudó a mostrar a mis clientes un informe de mi trabajo, nos hizo más conscientes del tiempo que conllevaban sus tareas pero, por encima de esa utilidad práctica, fue para mi una gran fuente de autoconocimiento.

Si estás comenzando en la asistencia virtual te recomiendo mucho adquirir el hábito de medir tu tiempo ante la pantalla. 

En «El Viaje» ofrezco un tutorial sobre Toogl. Es mi herramienta preferida porque me permite crear un proyecto por cada cliente y medir mis tiempos con comodidad.

Hay mucho que hablar sobre este tema. También sobre si es mejor tarificar por horas o por paquetes o presupuestos. 

¿Sueles medir tus tiempos de trabajo como asistente virtual con alguna herramienta de este tipo?

¿Subes el precio de tus horas cuando las tareas requieren de una mayor responsabilidad o compromiso?

Por ejemplo: trabajar en fin de semana, en un horario atípico, en un lanzamiento intenso, etc.

¿Te planteas cobrar alguno de tus servicios por horas y ofrecer otras de tus habilidades – propias de una asistente virtual o no – como un servicio aparte?

Por ejemplo, «como asistente puedo ayudar a una clienta a maquetar un post pero, si además se me da bien ayudarla y aconsejarla en temas estratégicos, puedo hacer esta tarea de consultoría, tarificándola aparte como un servicio.»

Otro ejemplo. «Como asistente ayudo a mi cliente a maquetar sus emails pero además, soy experta a nivel avanzando en Active Campaign y voy a hacer para él, tareas técnicas de mayor envergadura que le cobraré como un servicio aparte.«

Confío en que esta reflexión te haya sido de utilidad.

SÍMBOLO

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *