Vivir de la asistencia virtual.

¿Es rápido vivir de la asistencia virtual? ¿Haré tu curso y al salir ya tendré clientes? ¿Me garantizas ganar un sueldo al mes que me compense?

Son el tipo de preguntas que más llegan a mi bandeja de entrada. 

Mis respuestas (sea este o cualquier otro tema) nunca son absolutas o únicas y, normalmente, van acompañadas de nuevas preguntas.

Dado que hay alumnas que realmente viven rápido de la asistencia virtual podría decir perfectamente: si otras lo han conseguido, tú también puedes.

Podría pasarles testimonios de esas alumnas que han tenido en poco tiempo la agenda llena. Podría, incluso, ponerlas en contacto y que les confirmaran que ha sido así.

Sin embargo, prefiero decirles: no hay recetas milagro y cada camino es único.

Porque si, hay alumnas que viven rápido de la asistencia virtual pero, rara vez, tener la agenda llena de clientes enseguida, implica diseñar un trabajo repleto de equilibrio y conectado con tus valores.

Esto llegará después, una vez te permitas un espacio para pensar qué quieres, para mirarte dentro, para tener esa cita contigo misma que llevas años posponiendo.

Llenar la agenda de clientes no es sinónimo de sentirnos realizadas y plenas en el trabajo. 

Practicar y pasar a la acción es un verdadero máster de autoconocimiento y nos permite aprender más de nosotras y de esta profesión. Sin embargo, no es suficiente.

Si realmente quieres una reinvención profesional conectada con tu esencia, tienes que ir dentro, bucear, encontrarte, hacerte preguntas, reflexionar.

Por otro lado, me es imposible saber cuál es el sueldo que compensa en cada caso ya que, probablemente, ni tan siquiera la persona que me escribe lo sabe con certeza.

Sentarte, cara a cara, con tus finanzas y analizar tu contexto personal, es la única manera de saber cuanto necesitas ganar realmente en tu caso.

No es lo mismo tener hijos o hipoteca que no tenerlos, vivir en una ciudad grande o una pequeña, tener unos hábitos de consumo u otros, que la asistencia sea tu única fuente de ingresos o que tengas otras, etc.

Me encanta esta frase de Lucía, alumna de la escuela porque define a la perfección la idea de la que he querido hablarte hoy. 

Si ya eres asistente virtual, ¿Cuál es tu experiencia al respecto?

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.